Primer ensayo post pandemia

El pasado día 1 de septiembre, tras varias reuniones y deliberaciones decidimos volver al local de ensayo los cinco y retomar nuestra actividad musical, después de 567 días confinados, encuarentenados, enpandemiados y enmascarados (aún seguimos).

El coronavirus ha parado el mundo durante año y pico, obligándonos a tele-relacionarnos a través de pantallas. Y los Dspaldas no hemos estado ajenos a este fenómeno, porque aunque nuestra creatividad musical no ha parado, no podíamos expresarla en un local de ensayo junto a nuestros compañeros, así que ahora tenemos un montón de trabajo acumulado, en forma de canciones nuevas que hemos compuesto durante la pandemia.

La vuelta a los ensayos supone para nosotros un chute de ilusión, con el que trataremos de combatir ese sentimiento de tristeza que nos rodea, olvidándonos por un rato de guerras, pandemias, paro y confrontación social.

Hemos dado el primer paso. Esperamos que ese paso se convierta poco a poco en un paseo por el camino que nos lleve a subirnos a un escenario de nuevo, y volver a ver vuestras caras desde arriba, disfrutando todos juntos de un concierto.

Tenemos ganas, ilusión y canciones, así que el rock&roll está asegurado.

Seguiremos dando guerra.

Los Dspaldas han vuelto.

La evolución de una canción: Incorregible

Cuando se compone un tema, muy pocas veces termina sonando como empezó. Tiene una evolución y desde que se componen las primeras notas, los primeros acordes, hasta que se graba en el estudio, pasa por diferentes fases, lo que puede suponer un trabajo de varias semanas o incluso meses.

La primera es la aportación de el granito de arena de cada músico para que quede el tema como queremos que suene en directo. Después hay que tocarla y tocarla y tocarla y volverla a tocar. Hasta que te presentas en el estudio con la canción perfectamente definida en tu cabeza. Es la hora de grabarla.

Aquí os traemos una aproximación de lo que fue la evolución de uno de los temas del disco Vaya Plan. Lo que empezó siendo una sencilla canción a la guitarra y voz de Paco Blanca, ha finalizado convirtiéndose en una de los temas con más marcha del disco, en el que hemos intentado mezclar el rock con algo de ska.

Concierto Dspaldas

¡¡¡Regresamos!!!

El próximo 25 de octubre estaremos descargando los temas nuevos que hemos estado componiendo durante estos meses en la sala Gruta’77.

No te quedes sin tu entrada. Será una gran noche de Rocknroll, acompañados por nuestros hermanos Güs y los Impostores. Puedes conseguir tu entrada poniéndote en contacto con nosotros por cualquiera de los medios que disponemos. También la puedes comprar en la misma sala Gruta’77 o en Escridiscos.

¡¡¡NO TE LO PIERDAS!!!

Nueva camiseta «Que vengan canciones»

Os presentamos la nueva camiseta DSP 2018. Hemos diseñado esta camiseta para presentar las canciones que vendrán esta año que ahora empiezan y para celebrarlo le hemos puesto el título de la primera y más significativa canción que hemos escrito pare esta nueva temporada, Que vengan canciones. Esperamos que os guste.

Las tenemos disponibles en tallas S-L-XL-XXL. Si quieres una, déjanos un mensaje, whatsap, correo, telefonazo, Facebook, Twitter, etc.

La vuelta de los nuevos Dspaldas en las Fiestas de la Dehesa de la Villa

Desde la perspectiva que dan los días pasados, queremos valorar lo que supuso para nosotros el pasado concierto en las fiestas de la Dehesa de la Villa.

Para empezar, el simple anuncio de que ibamos a tocar en un escenario al aire libre y en el marco de unas fiestas populares, supuso una inyección de alegría tan importante que enseguida nos pusimos a trabajar preparando el concierto, a pesar de que la llamada del promotor ofreciéndonos el concierto se produjo allá por el mes de marzo.
Hay que tener en cuenta que somos un grupo que habitualmente nos movemos por salas pequeñas, en escenarios con estrecheces y con equipos técnicos más bien justos.

El día del concierto teníamos la prueba de sonido a las 4 de la tarde, con un calor infernal, aguantando un sol implacable que caía sobre nosotros sin piedad.

Cuando llegamos al lugar del concierto nos quedamos todos como cuando un niño ve por primera vez a los Reyes Magos. Un escenario de 100 m2, dos puentes de luces con cabezas robotizadas, máquinas de humo, monitores por todos los lados, tarima elevada para la batería, dos técnicos de sonido, enfín, un oasis para unos músicos deambulando por el desierto musical de los grupos emergentes.

Las incertidumbres que cada uno llevábamos por cómo sonará aquello se fueron disipando a medida que avanzaba la prueba de sonido. Eso sonaba de maravilla y nosotros nos oíamos dentro del escenario a la perfección.

Sobre las 21,00 horas fuimos apareciendo todos los miembros, unos ya vestidos con la ropa de concierto, otros las llevabamos en las perchas para cambiarnos justo antes. Allí nos asignaron un camerino situado detrás del escenario y una vez todos ya vestidos para la ocasión nos reunimos en un rincón apartado para conjurarnos y darnos ánimos. Eran momentos de gran tensión y concentración. Se juntaban las ganas de gustar y sobre todo las de no fallar. El más nervioso, Jesús, lógico, era su presentación, y ¡vaya presentación! A Primo también le comían los nervios, pero eso ya es algo habitual. Félix animaba a su hermano y calentaba esos dedos que en un rato iban a recorrer el mastil. Mario parecía el más tranquilo, quizá tenga algo que ver la edad, pero la verdad es que la procesión va por dentro. Paco trataba de animar y a ratos calentaba la voz.

A las 21.20 h. y con el cielo oscureciéndose por momentos, nos subimos al escenario y empezamos a descargar Por los pelos. Desde el primer momento comprobamos que el sonido era excelente. Los focos empezaron su baile mezclando su luz con el humo. La máquina funcionaba a la perfección.

Uno tras uno fueron cayendo los temas, La Bailarina, Los Cubos de mi Memoria, Cristina, incluso Que vengan canciones, nunca antes tocado en directo, sonó contundente.

Para terminar nos dejamos la potente Cuando bailas sobre mí y Vaya Plan, con su final apoteósico.

Después de una hora en el escenario, todos nos bajamos con una sonrisa de oreja a oreja, las felicitaciones nos venían de todos los lados, los técnicos, gente de la organización e incluso los propios miembros de La Frontera nos dijeron que les gustó mucho nuestra actuación, cosa que viniendo de uno de los grupos punteros del rock español de los 90 es todo un halago. El trabajo en el local había dado su fruto. Ahora tocaba disfrutar.

Desde estas líneas queremos dar las gracias a la empresa promotora Merino&Merino, por acordarse de nosotros para este concierto. A los integrantes del grupo La Frontera, con los cuales compartimos risas, fotos, cervezas y algún trago de whisky. A los de siempre, los que cantais nuestras canciones. Y a Lupe Vic, por esas fotos con tanto arte.

Salud&Rockanrol

Estamos de vuelta y ¡cómo estamos!

Después de 8 meses en los que ha habido idas y venidas, buenos y malos momentos, buenas y malas canciones, queremos aprovechar esta oportunidad para presentar por un lado a nuestro nuevo bajista Jesús Centenera. Si, el que fue primer batería de los Dspaldas y que en 2012 dejó el grupo por el fútbol, ahora vuelve haciéndose cargo de las cuatro cuerdas y aportando contundencia al grupo.
Por otro lado, queremos mostraros una pequeña pincelada de lo que estamos preparando, en cuanto a temas nuevos. Seguro que alguno caerá este sábado.
Aparte de todo esto, tocar en un escenario como el de las fiestas de la Dehesa de la Villa y teloneando nada más y nada menos que a La Frontera, supone para nosotros un subidón enorme y la posibilidad de enseñar nuestra música ante un gran número de personas.

Os esperamos